miércoles, 25 de febrero de 2009

ERNESTO LECUONA: PAPITO EXOTICA

La atribución de la paternidad es una cuestión que muchas veces puede resultar escabrosa. Pero sí hablamos de la Exótica no es necesaria ninguna prueba.

El maestro Ernesto Lecuona es el papá, sin que haya lugar para la menor duda.


Lamentablemente, la historia no ha sido justa con su legado y esta paternidad le ha sido arrebatada en favor de otros músicos, como Martín Denny o Les Baxter.

No hay aquí conspiraciones, manipulaciones, plagiarismo, ni nada parecido.

No puede decirse que su talento no fuera reconocido. Entre “Imperio de Triana interpreta a Lecuona” y Xavier Cugat interpreta a Lecuona" existe una interminable serie de discos- homenaje a su obra.

Pero todos los aficionado a las cosas añejas conocen los efectos distorsionadores que produce el transcurso del tiempo y en el caso de Lecuona , en lugar de mitificar su obra, ha idifuminado su autoría y la mayoría de sus composiciones han pasado a ser atribuida a sus intérpretes más populares.


En lo referido a su papel como pionero de la Exotica, Lecuona empleó el jazz, instrumentos insólitos, y ritmos exóticos en composiciones llenas de misterio y evocación de lugares lejanos. Todos los tópicos que hoy se utilizan para definir la Exotica como genero, forman parte de su obra.

Pero entonces no era clichés. Lecuona los estaba creando.

Faltaban aún veinte años para el nacimiento oficial del género.




Músicos como Martin Denny, Gene Rains, Augie Colon, Arthur Lyman entre otros, acudieron regularmente a las composiciones de Lecuona y convirtieron las canciones de Lecuona como Tabu”, “Jungle Drums”, “Andalucia/The Breeze and I”,” Babalu” son hitos del genero.

Es de justicia indicar que en algunas de estas obras fueron escritas con su prima de Margarita, por lo que hay que darle parte del crédito.


Pasada la edad de oro de la Exotica estas composiciones no quedaron para ser pasto de polillas. La música surf de los primeros 60 retoma muchos de los postulados y principios de la Exotica, y entre ellos las obras de Lecuona, pero esto será tratado en una próxima entrega de mi serie “Como hacer aburrida la música”

2 comentarios:

Edu C dijo...

Esto ha sido muy instructivo, sí señor.

Señor Castaway dijo...

Pues me alegro de que lo encontraras interesante.

Creo que esta no es la manera más adecuada de tratar estos temas.
Lo correcto sería hacerlo junto a un tocadiscos y con un Zombie en la mano. Pero nos conformaremos.