sábado, 4 de octubre de 2008

EL ENIGMA VON DÄNIKEN

Espejo de todos los cantamañanas y charlatanes planeta.Ídolo de todos los que aspiramos vivir algún día del cuento.
Tomó prestadas algunas ideas de obras ya existentes sobre hipotéticas influencias extraterrestres en el desarrollo de la humanidad y las llevo hasta “donde nadie llegó antes”, que dicen en Star Trek, creando una disciplina pseudo científica a su medida: La Astroarqueología o Paleoastrología, que no sabría decir cual denominación me gusta más.

Su propia historia es más increíble que la que hizo tragar al mundo.

Desde joven ya apuntaba maneras y fue condenado por robar fondos de los Boy Scout. Sigue una de la larga serie de denuncias y condenas por robo, fraude, falsificación y evasión impuestos y unos cuentos informes psicológicos que lo califican de psicópata y mentiroso compulsivo.

También en su labor como astroarqueólogo, fue pillado en diferentes falsificaciones de objetos para dar veracidad a sus teorías. Incluso el mismo confesó públicamente algunas de ellas, argumentando que lo había hecho porque “algunas personas necesitan pruebas materiales para creer”. ¿No es fantástico?

Esto no fue obstáculo para que sus libros tuvieran ventas millonarias y para que después de 30 años de aún consiguiera financiación para poner en marcha un su Suiza natal parque temático basado en sus obra, que se hundió en pocos años, pero con seguridad, sin menguar en absoluto la fortuna de su creador, que probablemente disfruta de en estos momentos de un apacible retiro en algún paraíso tropical.

El principio básico de la Astroarqueología es buscar marcianitos en el arte e historia antigua. Frente a la arqueología convencional tiene la ventaja de que no es necesario tener grandes conocimientos previos.
El currículo de un astroarquologo se elabora haciéndose
fotos fardonas junto a restos arqueológicos.

Tampoco es necesario método o rigor. Puede mezclarse Nazca, con la isla de Pascua y un par misteriosonas localizaciones inventadas en un solo argumento.

Lo que si es importante para dotarla de verosimilitud es que vaya siempre entre exclamaciones.

Aún sin ser las más descabelladas, por razones que imagino que a estas alturas os resultarán evidentes, mis favoritas de entre todas las cuestiones que recibieron el tratamiento Von Däniken, son las relacionadas con Polinesia.

Respecto a la isla de Pascua, según el maestro los moais de Rapa Nui fueron tallados gracias la avanzada tecnología y herramientas facilitadas a los nativos por una raza extraterrestre que naufragó en la isla.
Las esculturas son retratos
de esta raza alienígena.

Cuando estos se marcharon los nativos continuaron su labor hasta que se estropearon sus herramientas del espacio exterior (lamentablemente no se ha podido encontrar ninguna, presumiblemente arrojadas al mar por los irritados nativos). Intentaron continuar el trabajo con las primitivas técnicas que les permitía su cultura, hasta que se aburrieron y abandonaron la tarea., como indica el gran número es esculturas sin terminar y las herramientas primitivas que quedaron abandonadas junto a ellas.

Más divertida todavía es su explicación de las colonizaciones de las islas del Pacifico. Afirmó sin ruborizarse”Estoy casi completamente seguro de que los antiguos polinesios podían volar” y apoya esta afirmación en un objeto artístico hawaiano (no me atrevería a decir que real) como un aparato volador.

Para esto y mucho más lo más recomendable es echar un vistazo a cualquiera de sus obras, que al igual que la hachas y picos de piedra de los nativos de Pascua fueron abandonadas por sus propietarios originales y hoy pueden encontrarse por docenas que cualquier librería de viejo o mercadillo, restos de
un pasado en el que le hombre era algo más gilipollas. ¿O no?


2 comentarios:

paco dijo...

Lo leo y no me lo creo. Menos mal que se ha dedicado a ver marcianos por todas partes, porque, si se ha hecho de unos ahorrillos escribiendo chorradas, habría que haberle visto metido en política. Miedo me da pensarlo. Casos de falsificadores de pruebas los hay en todos sitios y lugares, pero lo de este tío me parece que ya es casi demencia. Mira que acordarse de una isla que está en el quinto pino y decir semejante chorrada de herramientas que han acabado en el fondo del mar... la carcajada ha sido tremenda.

Señor Castaway dijo...

Es lo que tiene este hombre.
No puedes evitar que te caiga simpatico.
Haciendo balance, tenemos en su contra que ha de mentido como un bellaco y despojado a varios millones de credulos de unos cuantos euritos con estas mentiras, pero en su favor tiene, que además de proporcionarles diversión durante años, ha creado una bollante industria a su alrededor, de la se han beneficiado editoriales, su imitadores e incluso sus detractores.
Y ya no hablemos de la historia del parque. No seré yo quien llore porque Coca Cola o Sony pierdan algo de dinero.
De caraduras realmente dañinos, seguro que todos podemos hacer una larga lista.

Por cierto JDM, conseguí al final ver el programa vía Foro del Misterio, lugar que isla de Pascua aparte, promete mucha diversión.
Gracias por todo.