martes, 16 de marzo de 2010

VARADERO FUSION


No es la primera vez que se habla aquí de música Hawaiana hecha en Europa.
Es ya cosa sabida que Holanda, Alemania o Gran Bretaña cuentan con una larga tradición en este tipo de sonidos.


Pero debe reconocerse que nuestro país, territorio tan fértil para otras manifestaciones Pop Polinésicas, parece a primera vista un desierto en cuanto a producción musical exótica se refiere.
Como buen aficionado chauvinista a esta clase de música, nunca he dejado de creer en la existencia de yacimientos ocultos de tesoros sonoros Exotibéricos y que simplemente, como suele suceder con casi todas las manifestaciones de las cosas Tiki en nuestro país, es cuestión de armarse de paciencia y cavar profundo para dar con ellos.

El tiempo me ha ido dando la razón y esta fe ha sido recompensada con interesantes hallazgos que me permiten afirmar que, aún sin llegar al nivel de nuestros vecinos, nuestro país cuenta con un nada desdeñable corpus sonoro exótico. Y no vaya a pensarse que toda esta música proviene de ajados y polvorientos vinilos de muchas décadas atrás.
De hecho, lo que considero el paradigma de la música Hawaiano-Española es relativamente reciente.
Se trata del disco "Hawaii" de Varadero Fusión. Quien maneja los hilos de este proyecto es Rogelio Conesa, un interesante músico-empresario sevillano.


Como músico, no es nuevo en esto de la creación de nuevos y atrevidos géneros musicales. Ya se había atrevido con la “Guitarra Cofrade”, una osada fusión de marchas procesionales y guitarra flamenca que no estoy muy seguro de querer experimentar.
Como empresario, es un curtido moroso y embaucador.
De ambas facetas, su gusto por las combinaciones musicales atrevidas y la fullería, podemos disfrutar en su disco “Hawaii”.
Musicalmente fusiona la música hawaiana para turistas con las características melodías para veraneantes de la época del desarrollismo turístico español. El disco está compuesto principalmente por standards hawaianos interpretados por músicos sin acreditar, pero evidentemente originarios de las islas. Seguramente se trate de uno de los muchos grupos que intentan ganarse la vida tocando para los visitantes y a los que Conesa embaucaría para grabar unos temas a cambio de unos bocadillos.
Añadiendo luego un algo de copla, rumba y otros elementos de folclore celtiberico para turistas en las mezclas, en menos de lo que se tarda en decir Mai Tai, Conesa había creado el nuevo genero y tenía material suficiente para publicar un disco. Y todo por menos dinero de lo que cuesta una toalla de playa.
En último acto de sinvergonzonería suprema, se auto atribuyó por el disco un galardón inventado que denominó “Lei de Oro”.
Que el cielo lo juzgue por sus actos.
De su música, opinen ustedes.


9 comentarios:

Edu C dijo...

¿Pero qué le hemos hecho nosotros para que nos torture de esta forma? ¡Madre mía qué horror! ¡Esa guitarra flamenca! Eso sí, se merece que incluya la imagen de la cubierta del disco, mi mente no es capaz de imaginar los horrores estéticos que contendrá...

Kailani dijo...

¡Madre mía! ¡Esto es mucho! ¡Estoy desconcertada! Esto no se hace a estas horas. Ahora no sé que hacer si irme a tomar unos churros o un Mai Tai.. uhmmmmm, mejor me voy a por unos churros pa' moja' en el Mai Tai... total ya que hemos empezado pues seguimos con las "fusiones", pero me da que el invento no va a funcionar...

Señor Castaway dijo...

¡Ups!, sin querer publiqué la entrada sin terminar.
Añado la imagen de la portada, que prueba las enormes facultades precognoscitivas de Edu.
Subo también otra de las canciones del disco. Tiene menos duende (tal vez sería más adecuado decir troll), que las que metió mano Conesa.

El disco está editado por una de las discograficas entrampadas de Conesa y las pocas copias que escaparan al embargo andarán rodando por mercadillos.
Y nadie en su sano juicio que por casualidad se topara con una copia tendría el valor de comprarlo ¿verdad?

Kailani, mmmm lo de añadir algo de grasa al Mai Tai es cosa merece dedicarle su tiempo.

Edu C dijo...

Bueno, ha superado con creces mis expectativas. ¡Qué maravilla! Todo un acierto el llevar el estilo portada de revista tipo ¡Qué me dices! de hace 20 años a las cubiertas de discos. Quiero saber la opinión de un experto como Mr. Iván sobre el uso tipográfico en esta obra maestra del diseño.

jose dijo...

Bueno, yo si encuentro este disco en formato cinta de carretera me lo compro sin dudarlo, sólo por la portada. Eso te alegra el viaje y te marca las vacaciones.
Kamaina hilo no está mal, pero la pieza clave, evidentemente, es Maui, estamos ante una auténtica rumba hawaina. Francamente, a me gustan los arreglos, la cosa tiene ritmo y el tío no es manco con la guitarra. Y el sonido, quitando el splash cymbal de la batería que levanta dolor de cabeza, no está tan mal.
Le doy el lei de oro y ¡qué suene la Royal Hawaiian Band!

Paco dijo...

!!!Madre mía!!! Esto es el apocalipsis!

No sé de qué año será el disco, pero, el tipo de la foto, el de la izquierda, me parece el de Cantores de Híspalis, más conocido como "El Padre de Falete" (no querría meter al niño en la foto, si no, se quedan sin portada).

Un saludo de uno que está mu perdío.

Señor Castaway dijo...

Estupenda disección de la canción, Jose...
El disco no lo tengo a mano, pero si no recuerdo mal ya es del siglo XXI
Ya me dirás si eso refuerza la Falete connection.

Por si alguien quedó con ganas de más, existe una segunda entrega de Varadero Fusión, pero esta vez VS música cubana.
No he tenido el gusto.

Arizaleta dijo...

Muy guapo!

Paco dijo...

Jajajaja ahora que me paro a escuchar tranquilamente, me parto con lo que dice Jose del "splash".

También eso de "Mauiiiiii Hawaiiiaaann Islaaaaand" tiene un toque de Príncipe Gitano...