miércoles, 3 de junio de 2009

RIFIFI EN LA CIUDAD


El director Jesús Franco es un personaje de sobra conocido.
Cuenta con miles enfervorizados seguidores y detractores en todo el mundo.
Su obra ha sido estudiada en profundidad y los tratados sobre la misma son prácticamente inabarcables
Es por esto que pocas cosas nuevas, buenas o malas, hay que puedan decirse sobre él. Pero hay un aspecto sobre la obra Jesús Franco que aún no ha sido tratado. Se trata de su fundamental papel como herramienta historiográfica en el análisis y estudio del Pop Polinesio Español.
No creo que a nadie le extrañe esta falta de atención dado lo peregrino de la cuestión, pero dado que una de las misiones de este blog es arrojar luz sobre el nebuloso pasado del tiki nacional, será analizada aquí con detenimiento.
La razón de esta relación Franco-tiki, es sencilla.
Jesús Franco siempre ha trabajado con presupuestos ajustados, bien por necesidades de la producción o aún contando con presupuestos desahogados, por ser poco amigo del derroche.

Ante la necesidad de conseguir de conseguir una ambientación exótica de alta intensidad a un precio módico, la respuesta es clara: bar tiki para los interiores y a unos cuantos planos de nuestras costas para los exteriores (nadie como Franco ha sabido vender al mundo Murcia, la Costa del Sol o las Islas Baleares como lejanos paraísos tropicales).
En este primer acercamiento a la materia está dedicado a RIFIFI EN LA CIUDAD (1963), una de esas películas que demuestran que Jesús Franco sabe hacer cine, a pesar de lo que digan sus detractores, y de incalculable valor tiki-historiográfico.
Se trata de una excelente muestra de Tropical Noir.
La película cuenta con todos los ingredientes formales y argumentales característicos del mejor cine negro. No faltan el curtido policía, corrupción, violencia, iluminación de claroscuros, ángulos insólitos y la acción se desarrolla en una localización tropical indeterminada, aunque desde los primeros minutos comienzan aparecer diversos elementos polinesios pop.
Juan, barman y confidente de la policía es asesinado por indagar sobre una oscura trama tráfico de drogas y política.
El sargento detective Miguel Mora, que parece tener con Juan una relación más allá de la amistad viril, se obsesiona con llevar ante la justicia a los culpables.
Las personas relacionadas con el asesinato de Juan van siendo asesinadas violentamente. ¿Esta llevando Miguel Mora su obsesión más allá de lo que exige el deber? 

La respuesta a esta cuestión además de muchas otras relacionadas con el mismisimo origen del Tiki en nuestro país están en esta película, editada en DVD y que puede adquirirse por menos de 6 Euros en cualquier hipermercado.

4 comentarios:

Mr. Ivan dijo...

Podríamos hacer una sesión de cine tiki con esta peli, la de los tikis asesinos y alguna más?

Señor Castaway dijo...

Eso estaría bien.
Yo me encargo de la proyección, que soy un maestro en el arte del fast forward.
Acabo de acordarme de otra película que creo que os gustaría especialmente a Lady Eve y a tí: Curse of the erotic tiki.
Es la historia de una joven pareja con bastantes inhibiciones sexuales. Se llaman Brad y Jane. ¿Te resulta familiar?
También hay un narrador con pipa que periodicamente comenta los complejos aspectos psicológicos de la trama. ¿Deja vu?
Y por si fuera necesario hacerlo más interesante, también aparece un tiki y muchos implantes de silicona
Creo que todavía es bastante accesible. De todas maneras la tengo por casa a vuestra disposición.

Edu C dijo...

Castaway, no aguanté ni dos minutos de Curse of the erotic tiki, es aburrida y mala incluso para el subgenero del soft porno, pero vale, se podría poner en la sesión golfa...
La poca gracia está en esas "coincidencias" de las que hablabas.

Señor Castaway dijo...

Pues piensa en lo que hubieras aguantado sin tikis o referencias a Rocky Horror Picture Show...

Además lo mejor es el final.
Sin verlo no hay forma de comprender la profundidad y belleza de la película.
Revisala con atención.
No vale fast forward.